Hogar de la Unión Europea y la OTAN, Bélgica ha sido influenciada por los franceses, los holandeses, los austríacos y los españoles, lo cual ha formado una combinación única de culturas tradicionales e innovadoras. 

 

Personas y Comunidad

Los belgas tienden a ser tolerantes, flexibles, modestos y tener una mente abierta. Ellos valoran la privacidad, disfrutan de una vida cómoda y segura, trabajan duro y son muy disciplinados. Si vas a hacer tu intercambio escolar, tu programa y tu hospedaje seguramente será en el sur de Bélgica, en donde la población habla francés, muy probablemente en un área suburbana o rural. El transporte público es muy organizado y seguro, lo cual te permitirá explorar la comunidad local cuando tengas tiempo libre. 

Idioma

Las personas en esta región de Bélgica hablan francés comúnmente, aunque muchas también dominan el flamenco, el alemán y pueden ser muy buenas con el inglés.  Es recomendable tener manejo del francés antes de realizar tu programa de intercambio, por lo que si estás participando en un programa escolar AFS te dará acceso a un curso online en la plataforma Rosetta Stone para ayudarte. También es recomendable que tengas un conocimiento general de inglés.

Comida

La cocina belga es mucho más que excelentes chocolates y cervezas, ya que también podés encontrar waffles (wafelen), papas fritas (pomme-frîtes), mejillones y carbonade  flamande, un estofado de carne flamenco acompañado de papas y pan. Los belgas se toman su tiempo para comer, así que incluso con todas estas opciones, tendrás tiempo para saborear cada nuevo gusto. La mayoría de las familias consideran muy importante el comer juntos, especialmente durante la cena.

Mirá los programas disponibles en Bélgica Francesa